info@agsureste.es

+34 968 63 88 04

La innovación abre la puerta a una agricultura «con marcas imbatibles» en huella hídrica

La Cátedra de la UPCT sobre investigación de la salmuera y el Mar Menor cree posible desnitrificar el 100% en balsas con restos de poda de cítricos.

Del agua como elemento básico para abastecer la despensa mundial, de la cuestión económica, de la innovación para el aprovechamiento de los recursos hídricos, de «las cosas de comer», disertaron cuatro especialistas en aprovechamiento de los recursos hídricos durante el II Foro Futuro en Español moderados por el redactor jefe de 'La Verdad' Manuel Buitrago. Ejemplo de mejora de la eficiencia hídrica mediante la innovación en la Región es la SAT San Cayetano: 135 socios, 2.500 hectáreas de producción, 1.500 trabajadores y 40 millones de facturación. Su gerente, José García Ruiz, destacó el entorno de colaboración con 36 empresas «responsables», y definió como «la mayor innovación» el programa para la identificación de salmueras.

«Hemos sido capaces en menos de un año -mencionó Ruiz- de ofrecer una solución frente al problema de nitratos que presenta el acuífero Cuaternario del Mar Menor». Ofreció los últimos resultados, aún no publicados, entre ellos que con un coste asumible por el agricultor y utilizando restos de poda de cítricos, «conseguimos una desnitrificación del 100% a las 24 horas de permanecer la salmuera en ese entorno». «Esto puede marcar un hito porque puede garantizar la convivencia del sector agrícola y el turístico, y el aprovechamiento de un acuífero cuaternario que a día de hoy es inagotable». Como avanzó 'La Verdad', la segunda investigación que llevan a cabo con la cátedra de la Universidad Politécnica de Cartagena sobre agricultura sostenible en el Campo de Cartagena es el programa de reducción de salmuera, con el que han sido capaces de conseguir un 95% de agua producto de riego y un 7% de salmuera con nitratos sin alta concentración de sal, que se podría desnitrificar y verter, mediante salmueroducto, al mar Mediterráneo.

«Hay mucho potencial en Perú para incrementar los niveles de producción, pero apenas crecemos» 

en Videos

José María Montalbán, gerente de exportaciones de NGS, se preguntó si el modelo hortícola actual está agotado dadas las fortísimas incertidumbres climatológicas, las tensiones geopolíticas, la limitación como recurso de los pozos y las elevadas inversiones que requiere la desalación. «El agua está marcada por una palabra maldita en agricultura: limitación». También hay limitaciones urbanísticas y ambientales, queda poca superficie para ser transformada, y hay un uso superintensivo del suelo. Y hay una competencia «atroz» interna y con otros países, con márgenes «estrangulados», sin olvidar el coste creciente del factor humano y una productividad que ha llegado a su tope posible. Ante todos esos factores, ¿qué perspectiva hay?, se preguntó Montalbán, cuya empresa desarrolla soluciones tecnológicas para avanzar en la rentabilidad de la producción. Propuso la incorporación de cultivos hidropónicos, con los que nada se pierde, con un ahorro de agua de hasta un 80%, ganando ciclos de producción al año y evitando los tiempos muertos entre cosecha. «Esto abre el paso a una agricultura más competitiva, limpia y sana, con marcas imbatibles en huella hídrica y de carbono». Mencionó los invernaderos de 12 meses, con el reto tecnológico del calor excesivo -ya en pruebas en el desierto arábigo-, que pueden acabar con la deslocalización. La horticultura 3.0, resumió, es el conjunto de soluciones para que el sector cierre una era constreñida por incertidumbres y amenazas. 

«Hemos sido capaces de dar una solución en un año al problema de nitratos en el acuífero Cuaternario» 

«No se puede trasvasar agua en Perú por temas legales y rechazo social» 

Juan Carlos Zamora, jefe de la unidad técnica del Centro de Innovación Tecnológica Agroindustrial (Perú), contó que trabajan con 250 empresas en innovación, investigación y servicios tecnológicos, ya que Perú está en el puesto 17 del mundo con mayor cantidad de agua, pero el 97% se va a la vertiente atlántica y solo un 1,8% se concentra en la parte del Pacífico, donde se desarrollan los grandes proyectos agrícolas. «Y no se puede traer por temas legales y rechazo social a este tipo de trabajos», señaló. Para ello están trabajando el cálculo de la huella hídrica en uva, espárrago y cítricos, y recuperando las técnicas ancestrales, y la siembra y cosecha del agua en partes altas andinas con reservorios y reforestación.

«Con cultivos hidropónicos es posible ahorrar no solo en fertilizantes sino entre un 50% y un 80% de agua» 

Leonor Lazarte, subgerente de producción agrícola de la empresa San Miguel en la provincia de Chincha (Perú), se mostró sorprendida por la conciencia de la necesidad de agua en Murcia y dijo que uno de los principales problemas de su país es que no se puede cultivar en la zona de la Amazonía, donde se concentra el agua pero la topografía de los terrenos no permite su explotación como agricultura intensiva. «Existe una autoridad nacional del agua y hay mucho potencial para incrementar los niveles de producción, pero no podemos crecer». En 2013 la agricultura era el 5% del PIB y en 2017 creció casi un 8,5%. «Llevamos 20 años peleando para trasvasar aguas que sobran en sierras a otras regiones. Y faltan políticas constantes».

Fuente: Laverdad.es

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. Leer más